04.01.2018 8:01:00 AM
Un filme visto por un psiquiatra
Fuente: listindiario.com
REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Cuando una persona se encuentra con su “Yo verdadero” su auténtico ser, en vez del “Yo ficticio” o yo atrapado, al que se referirá en varias ocasiones Diego, personaje principal de la película, podrá entonces conciliarse consigo misma y sabrá lo que quiere y lo que realmente le importa, para así luchar por eso y poder alcanzarlo.

Giovanni Papini en su magistral cuento:” Quién eres? ” Logra que el señor Sinclair, personaje central de su hermosa historia, se encuentre consigo mismo, al sentirse abandonado por sus amigos y todos los que lo rodeaban. Resolución satisfactoria que puede ocurrir cuando una pérdida o duelo es manejada de forma adecuada. La lucha entre el “yo atrapado” y el “yo auténtico”, es un tema universal que aborda el joven director cinematográfico dominicano, Héctor Valdez, con su película de amor y ciencia ficción “Melocotones”, premiada en el festival cinematográfico de Raindance en Londres, Inglaterra, y presentada el pasado martes 19 de diciembre, ante un público compuesto por periodistas, críticos de cine y relacionados, en la plaza Downtown Center, en Santo Domingo.

Es un film bien realizado por su guion, buena actuación, hermosa fotografía, edición y mezcla de sonidos, que logra mantener el interés de la audiencia en el desenlace de la trama desde el principio hasta el final con dos actores jóvenes y refrescantes como son Peter Vives (Diego) y María Guinea (Laura), y Frank Perozo en una breve actuación como Robot.

Todo ocurre en algún lugar del Caribe, en un futuro que nunca ocurrió, como dice el autor, cuando tres personajes se enfrentan entre sí, y consigo mismos, en una trama de amor y sexo, en una solitaria cabaña de una soleada y hermosa playa caribeña.

Al salir del cine mi hija Ady Marie, profesional de 25 años, me hizo el siguiente comentario: “manejar un guión en tres tiempos diferentes: pasado, presente y futuro es una paradoja y un reto difícil, porque regresar al pasado para cambiarse a sí mismo, es en sí cambiar el futuro, y si se cambia el pasado, quien será, entonces en el futuro? A lo que se atrevió el director, saliendo airoso en su intento por lograr que los personajes principales resolvieran su dilema amoroso: el de safío de un amante inseguro, controlador, eyaculador precoz (Diego), frente al pasado de su amada (Laura), quien había tenido una relación sentimental con otro hombre, narcisista y agresivo (Sandro), con quien decide regresar, por el mal manejo que Diego le dió a sus provocaciones de celos.

El, que se da cuenta que para poder cambiar la decisión de Laura, debe volver hacia atrás para cambiarse a sí mismo, enfrentando, de otra manera, la situación.

Mi hija continuó diciéndome: “no hay nada que decepcione más a una mujer que un hombre atrapado emocio emocionalmente, queriendo enlatarla como una fruta en conserva por sus celos, miedos e inseguridades, eso provoca rebeldía en la mujer que desea una relación natural y fluida, por eso Laura prefirió dejar a Diego que dejarse enlatar por él.

Al mismo, le gustaban los melocotones enlatados y no se percataba del robot frutero del futuro, que rondaba por los alrededores. Pero la decisión de Laura lo retó a cambiar para poder recuperarla, cosa que Sandro no pudo lograr, quien por su violencia y narcisismo terminó matándose a sí mismo.

Es una película con un argumento universal, cargada de simbolismos psicodinámicos como son: melocotones, jugosa y sabrosa fruta que Diego consumía enlatada, de la misma forma que Laura sentía que él la amaba.

Por otro lado, Sandro, quien cargaba siempre una pesada mochila consigo mismo arrastro.

Esta es un símil de las cargas que impiden fluir de manera natural, sin ira, ni temores, el amor y la sexualidad.

El automóvil que representa la personalidad, es un símbolo onírico completamente diferente, en uno y otro hombre.

Enamorarse de sí mismo, que sabotea la capacidad de entregarse en el amor.

El Carretillero del futuro llevando frutas frescas y naturales ignorado por Diego.

La lucha y competencia por los celos de ambos, en vez de disfrutar del paisaje que los rodeaba.

Volver al pasado a enfrentarse consigo mismo para cambiar su programación emocional y poder recuperar el amor perdido.

Finalmente, viendo que “Melocotones” es un film romántico con elementos y efectos de ciencia ficción, con un guión que aborda el conflicto universal del ser auténtico versus el ser ficticio, para resolver un dilema de amor, cargado de simbolismos freudianos, y viendo la claridad con que mi hija analizó los sentimientos de la protagonista, que era”todo corazón” y nada convencional, y lo mucho que a ella y a mí nos gustó, concluyo que las personas adultas con un corazón joven la podrán valorar y disfrutar mejor que nadie, por lo que se la recomendamos.
San Francisco de Macorís, R.D.
809-588-3703 * 809-666-6109
ElPituco.com@gmail.com
Copyright © 2013-2018. ElPituco.com - Todos los Derechos Reservados.
Powered by: RYGOGRE GROUP - Only Solutions!!!
Añadir Comentario
Nombre
Email
Comentario
Todos los comentarios estan sujeto a un proceso de verificación.
Nos reservamos el derecho de publicarlo.
Enviar a un amigo
Nombre de quien envia
Email de quien envia
Email a quien desea enviar
Comentario